Scania apuesta al GNC

Como producto global, ahora fabricado en la planta industrial de São Bernardo do Campo, Brasil, los vehículos propulsados a gas representan la apuesta de la marca sueca para disminuir las emisiones en el sector del transporte.

Como parte del propósito de liderar el cambio hacia un sistema de transporte sustentable, Scania anunció el comienzo de la producción de camiones propulsados a gas, GNC (Gas Natural Comprimido) y GNL (Gas Natural Licuado), en su fábrica ubicada en la ciudad de São Bernardo do Campo, San Pablo, Brasil.

La llegada de los camiones a gas se incluye en el plan de inversión de 600 millones de dólares que la firma viene ejecutando en ese país entre 2016 y 2020, contemplando el lanzamiento de la Nueva Generación de Camiones de la marca.

Lee también: Scania presentó el programa Demo Trucks

La producción regional de camiones a gas de Scania cumple los preceptos del ya conocido Sistema Modular de la marca, que permite la fabricación de diferentes modelos a partir de un número limitado de componentes, de acuerdo con la aplicación del vehículo. En el caso de los vehículos a gas, la diferencia entre los modelos GNC y GNL radica en la instalación de los tanques específicos para el almacenamiento según el estado del combustible: líquido por enfriamiento (GNL) o gaseoso por presurización (GNC).

El empleo de GNC o GNL reduce en hasta un 20 % el nivel de emisiones de CO2 – Dióxido de Carbono. En el caso del biogás, que se obtiene a partir de residuos orgánicos, la reducción puede llegar hasta el 90 %.

El mercado del gas en América Latina está en franca expansión, actualmente representa un 26 % de la matriz energética de la región, y tiene grandes ventajas a nivel ambiental como sustituto del carbón y de los combustibles líquidos.

El desarrollo del potencial no convencional, principalmente en el yacimiento de Vaca Muerta en Argentina, y nuevos y renovados esfuerzos de integración gasífera regional, emergen en el escenario actual como alternativas para aumentar la oferta de gas natural y lograr una mayor disponibilidad de combustible. Al mismo tiempo que para los países productores se presenta la posibilidad de transformarse en exportadores de gas al mundo.

Dejar un comentario