Cómo es la heladería rodante de Nissan

La marca japonesa desarrolló un concepto de van ciento por ciento eléctrica del tradicional «camión de helados» en asociación con la empresa Mackie’s of Scotland.

El proyecto demuestra cómo un enfoque «Sky to Scoop» (del cielo a la cuchara) puede eliminar la dependencia del carbono en cada etapa de la producción y comercialización del helado.

La mayoría de los camiones de helados, en particular los modelos más antiguos, tienen motores a diésel, que se mantienen en funcionamiento para operar el equipo de refrigeración. Sin embargo, estos motores son criticados por producir emisiones dañinas. Actualmente algunas ciudades del Reino Unido buscan prohibir o multar a estos vehículos. Por ello, este concepto de van de Nissan presenta una solución potencial para los vendedores que buscan reducir su huella de carbono y ofrecer a los clientes una mejor experiencia.

Lee también: Nissan inaugura nueva agencia en Córdoba

El prototipo de la van toma como base el Nissan e-NV200, el vehículo comercial ligero (LCV) 100% eléctrico. El concepto es una demostración funcional del ecosistema eléctrico de Nissan, que combina un tren de transmisión cero emisiones, el almacenamiento de baterías de segunda vida y la generación de energía solar renovable.

Si bien, el motor de la van funciona con una batería de 40 kWh, el equipo de helados a bordo – que incluye una máquina de helado suave, un cajón de congelador y el refrigerador para bebidas – es impulsado por el recién lanzado Nissan Energy ROAM.

Lee también: Nissan actualiza el Sentra en Argentina

Diseñado tanto para uso profesional y recreativo, ROAM es un paquete de energía portátil que utiliza celdas de iones de litio recuperadas de los vehículos eléctricos de Nissan; esto proporciona una segunda vida sostenible para las baterías.

La e-NVE200 tiene una autonomía completamente eléctrica de hasta 124 metros entre cargas. Las dos unidades de Nissan Energy ROAM tienen una capacidad de almacenamiento combinada de 1.4 kWh y cada una puede producir energía de salida de hasta 1 kW. Las unidades se pueden recargar en una red de alimentación de 230 v (una recarga completa tarda una hora aproximadamente) o con ayuda de los paneles solares en el toldo de la van (la recarga completa tarda de 2 a 4 horas)

Gracias a la capacidad de carga bidireccional del e-NV200, los propietarios incluso podrán obtener ingresos en invierno, cuando las vans se usan con menos frecuencia. Mediante el cargador V2G (vehículo a la red o Vehicle-to-grid), se puede usar la batería del e-NV200 para almacenar el exceso de energía de la red nacional (por ejemplo, energía eólica y solar renovable) y devolverla a la misma cuando se requiera. Esta tecnología puede mantener el balance entre los picos de la demanda nacional de energía, así como a proporcionar a los propietarios de EV un ingreso adicional de su vehículo cuando no está en marcha.

Dejar un comentario