Cómo controlar el desgaste de los neumáticos

Los especialistas de Bridgestone ofrecen tips para estar atentos al dibujo de las cubiertas para poder prevenir fallas futuras del vehículo y garantizar la seguridad en cada viaje.

La clave para saber si el neumático se encuentra deteriorado es observar el dibujo que tiene el caucho. Todos los surcos que conforman este dibujo contienen pequeñas elevaciones “testigo” que nos indicarán cuán desgastado se encuentra el producto. Por ejemplo, si vemos que estos testigos están casi a la altura del resto del material, el neumático se encuentra en mal estado y su reemplazo es inminente.

La conservación de este dibujo es crucial porque es lo que garantiza, no sólo la adherencia a los suelos, sino también el óptimo rendimiento del vehículo en condiciones climáticas adversas (ya que es lo que permite expulsar el agua que se presenta en el camino).

Lee también: Bridgestone y Loma Negra firman acuerdo para la reutilización de agua

Ahora bien, también es importante comprender qué tipos de desgastes existen para saber de qué lo ha provocado y apuntar a una solución definitiva. El más frecuente entre los automovilistas es el desgaste parejo, que indica una erosión regular en toda la superficie del neumático, causada frecuentemente por el retraso en el cambio de los neumáticos.

Por otra parte, puede darse un desgaste desparejo en distintas partes del neumático, roce que responde a diversas causas. De esta manera, una erosión irregular puede darse de distintas maneras y configurar distintas causas.

• Desgaste en el centro: suele indicar que se lleva habitualmente una presión de inflado superior a la recomendada, por lo que roza más el centro.

• Desgaste en alguno de los laterales: es un fuerte indicador de que la dirección del auto está desalineada y debemos revisarla.

• Desgaste localizado: se trata de una zona particularmente afectada en la banda de rodamiento. Suele producirse con las frenadas bruscas, en las que se bloquean las ruedas y entonces deslizan sobre el asfalto.

De todos modos, es muy importante que el chequeo de los neumáticos y de la mecánica básica sea de manera periódica para evitar problemas o riesgos viales. Existen distintas revisiones que podemos hacer para prolongar la vida útil de nuestras ruedas como la alineación, el balanceo y el control de la presión de aire.

Fuente: Bridgestone

Dejar un comentario