BMW prueba el iNext en el círculo polar ártico

febrero 19, 2019
86 Visitas

El nuevo buque insignia de BMW completa los primeros test de propulsión, chasis y suspensión en condiciones extremas en el centro de pruebas de invierno de Arjeplog.

El centro de pruebas de invierno de BMW Group en Arjeplog, Suecia, es el escenario ideal para las pruebas completas de vehículos actuales, que sirven para optimizar, examinar y armonizar todos los componentes de propulsión, el chasis y la suspensión en condiciones climáticas y de carretera extremas. Con su accionamiento puramente eléctrico, el BMW iNext  combina los últimos desarrollos de las áreas de conducción automatizada y conectividad inteligente que ofrece a los pasajeros formas completamente nuevas de disfrutar de su viaje.

La versión de producción en serie del BMW iNext se fabricará en la planta de BMW en Dingolfing a partir de 2021. El nuevo buque insignia de la tecnología de BMW Group integra los futuros temas clave de conducción automatizada, conectividad, electrificación y servicios (ACES) en el vehículo como se define en la estrategia NUMBER ONE> NEXT de la compañía.

Lee también: Vision iNEXT, el futuro según BMW

En esta serie intensiva de pruebas el frío plantea un desafío, sobre todo, para el motor eléctrico, la batería de alto voltaje y el sistema de refrigeración del BMW iNext. Los ingenieros de pruebas también conceden especial importancia al sistema de gestión de energía eDrive. Analizan la forma en que las temperaturas extremas bajo cero afectan cómo se recarga el sistema de almacenamiento de energía, cómo se transfiere la electricidad al motor eléctrico, cómo se suministra energía al sistema eléctrico y cómo responden los sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Los sistemas de regulación de la suspensión y la transmisión de potencia también se prueban mucho más allá de lo que es cotidiano en las condiciones del tráfico diario. En superficies cerradas, cubiertas con hielo, la regulación electrónica ya puede ser provocada a bajas velocidades de conducción. Para los ingenieros, esto significa que pueden, por ejemplo, analizar la interacción del sistema de tracción integral, que fue especialmente desarrollado para el accionamiento eléctrico, y el DSC (Control Dinámico de Estabilidad). Entonces pueden optimizar continuamente los procesos en condiciones exactamente reproducibles.

Mirá la prueba del BMW 220i Coupe:

Los sistemas de dirección y frenado también se ajustan con precisión en estas condiciones. Al igual que el rendimiento de desaceleración de los frenos, la recuperación de energía cuando se “planea” debe adaptarse con precisión a cada situación de conducción. Las pistas alrededor de Arjeplog también proporcionan el terreno ideal para estas pruebas.

Dejar un comentario